Cómo crear una portada profesional para tu libro en cuatro pasos

Aunque no se debe juzgar un libro por la portada, lo normal es que lo hagamos.

Fuente www.sinjania.com

Por ello un buen diseño de portada es fundamental para atraer la atención del lector hacia nuestra obra e invitarle a hojear sus páginas. Después, la calidad de nuestra prosa hará el resto.

En este post te mostraremos el proceso paso a paso para crear una portada profesional. Pero antes de comenzar, admite un consejo preliminar: valora la posibilidad de contratar a un diseñador profesional. Resulta evidente, pero pocos escritores autoeditados se deciden por contratar los servicios de profesionales.

Por qué crear una portada profesional es importante

Sin embargo, un estudio demuestra que contratar a un profesional para el diseño de portada para un ebook aumenta las ventas.

Un diseñador tiene acceso a bancos de imágenes de pago, maneja las herramientas de maquetación y diseño, conoce miles de fuentes tipográficas y su experiencia le permitirá dar con la portada más adecuada para tu libro según su género y argumento.

Sus tarifas no son tan caras y puedes considerarlas como una inversión.

Pero si quieres intentar tú mismo crear una portada profesional, te decimos cómo.

Paso 1: Investiga

Emplea algo de tiempo en revisar las cubiertas de libros que hayan sido publicados en el último par de años. Así te empaparás de las tendencias actuales en el diseño de portadas. Céntrate especialmente en aquellos títulos que son semejantes a tu novela en cuanto a género, grupo de edad de los lectores, etc. Elige las que más te gusten. A continuación, toma nota de los aspectos clave de cada portada elegida: colores, tipos de letra, imágenes e ilustraciones o disposición de los diferentes elementos.

Tras este proceso, ya deberías tener una idea clara de lo que deseas para tu portada y puedes empezar a trabajar.

Paso 2: Imágenes

Nuestra recomendación es que acudas a un banco de imágenes profesional de pago. De esta manera contarás con más imágenes a tu disposición, te asegurarás de no infringir derechos de autor y, además, obtendrás imágenes de mucha mejor calidad.

No te limites a copiar cualquier imagen que encuentres en internet. Puedes estar violando derechos de autor o encontrarte con una imagen de mala calidad  que arruine tu diseño.

Paso 3: Tipografía

Los no profesionales del diseño tienden a subestimar la importancia de la tipografía. Sin embargo, es un elemento clave en el diseño de una portada. El tipo de fuente que utilices debe complementar la imagen y al tiempo reflejar y reforzar el tono y el estilo de la novela.

Por ejemplo, una fuente en cursiva, que imite la escritura cancilleresca, se adapta perfectamente a una novela de ficción histórica, pero desentonaría para la portada de un libro sobre deportes.

Tras el paso uno, ya deberías tener en mente qué tipo de fuente es apropiada para tu libro. Solo resta buscar fundiciones tipográficas en internet hasta dar con la que más se asemeje. Ten presente que muchas fundiciones son de pago pero, nuevamente, debes verlo como una inversión.

Paso 4: Testea

Aunque resulte trabajoso, intenta crear tres portadas diferentes. A continuación, reúne un grupo de al menos tres lectores habituales del género en el que se englobe tu novela y preséntales tus creaciones. Sobra decir que debes ser receptivo a sus sugerencias. Escucha sus opiniones, puede que se decanten claramente por alguno de los diseños, puede que les atraigan diferentes elementos de cada propuesta: la tipografía de una, el color de otra… Trata de reunir los elementos que les han gustado en una nueva propuesta. Al final, darás con la portada perfecta.

Fuente www.sinjania.com